jueves, 25 de junio de 2015

Comienza a ser visible la oposición al proyecto de interconexión eléctrica Sabiñánigo-Marsillon

Os dejamos a continuación con unas fotos que nos remiten nuestros compañeros de Sabiñánigo en las que pueden verse las pancartas contra el proyecto de Autopista Eléctrica / Interconexión Eléctrica Sabiñánigo-Marsillon que, como sabéis, instalaron, junto con una mesa informativa, durante la celebración de la carrera ciclista Quebrantahuesos (los pasados días 19 y 20 de junio por la tarde).
Junto con ellas, recogemos al pie el artículo del Heraldo de Aragón al que aludíamos hace unos días (véase: http://autopistaelectricano.blogspot.com.es/2015/06/nuestros-companeros-de-cha-advierten.html) y en el que, como decíamos, "se apostaba decididamente por la Sabiñánigo-Marsillón, con dotación económica y decisión en firme de realizar la interconexión por acuerdo de España, Portugal y Francia y el apoyo decidido de Europa gracias al inefable Arias Cañete".
Por ello, y para demostrar que las razones con las que se está defendiendo desde el Gobierno y Bruselas este proyecto de Línea de Muy Alta Tensión a través del Pirineo aragonés, son argumentos espurios, por no decir gruesas mentiras, os dejamos de nuevo con el documento informativo que elaboraron nuestros compañeros de Sabiñánigo, en el que quedan patentes las razones por las que nos oponemos a esta nueva agresión impuesta al Alto Aragón.







Haced click en las imágenes para ampliarlas.

Proyecto de nuevas líneas de Muy Alta Tensión (MAT o Autopista Eléctrica)[1] entre Francia y España (a través del Pirineo Central)

El reciente acuerdo entre los gobiernos francés y español sobre el proyecto denominado Línea de Alta Tensión Marsillon-Sabiñánigo (que pocos días después perdió la definición por la parte española, en un intento por diluir la oposición ciudadana al proyecto, y al que ahora denominan genéricamente “Línea de Alta Tensión del Pirineo”) supone una grave agresión al Pirineo Aragonés.
La estrategia energética de la Unión Europea, con la creación del Mercado Único de Energía y el refuerzo de las interconexiones entre estados, se basa en un sistema con grandes centros generadores y grandes centros consumidores. Las enormes inversiones en nuevas infraestructuras de transporte energético que la Comisión estima en 200.000 millones de € son una apuesta ruinosa en un escenario de reducción de la demanda y descentralización de la generación eléctrica.
La UE recomienda una capacidad de interconexión del 10% de la potencia instalada en cada país, pero es una recomendación interesada. Lo que realmente pretende es favorecer a los países productores de energía eléctrica que tienen instaladas centrales nucleares, y reducir la autonomía energética del resto para ponerla en manos de las grandes corporaciones. Los argumentos para incrementar las interconexiones son muy cuestionables.
Estas infraestructuras solo deberían realizarse en caso de un beneficio social real y cuando no existan otras alternativas. Ni las empresas ni la ciudadanía verán reducidas sus facturas energéticas, que dependen más de una buena regulación del mercado. Se deberían tener en cuenta los costes externos que paga la sociedad en forma de contaminación, residuos, salud, pérdida de ecosistemas y grandes afecciones al paisaje, con el consiguiente deterioro de las actividades turísticas y los ingresos que estas proporcionan. El aumento de las interconexiones tampoco conllevará una mayor penetración de las renovables, todo lo contrario, especialmente a los pequeños productores.
El problema energético no se va a resolver con mayores infraestructuras de transporte. Es necesario un Plan de Transición que debería tener como objetivo la sostenibilidad ambiental, la independencia energética y la gestión democrática y transparente de un bien común como es la energía. A un país como España, que es excedentario en la generación de energía eléctrica, lo que le interesa es ir sustituyendo las centrales de ciclo combinado y térmicas que utilizan combustibles fósiles y emiten grandes cantidades de CO2, así como las nucleares, por modelos de energías renovables generadas por los recursos propios del territorio.
Con las autopistas eléctricas el Gobierno vuelve a poner en riesgo los intereses de España. España produce más energía eléctrica de la que consume y los precios de la energía no pueden competir con las nucleares francesas, lo que supondrá el cierre de muchas explotaciones dentro del país, la paralización de proyectos de energías renovables y una dependencia energética absoluta. Si valoramos la subasta de interconexión con Francia para 2015 (los 300 Mw que entran en España se valoran a 8,09 €/Mw y los 330 Mw que salen de España a Francia se valoran a 3,82 €/Mw), parece claro que estas líneas quieren facilitar la venta de energía de Francia y Alemania a la Península Ibérica y, con el pretexto de traer en el futuro energías de Marruecos, corremos el riesgo de que España sea una autopista energética elevada unos 60 m del suelo, que no deja beneficio alguno al territorio.
En el Pirineo no dejaremos que se hagan estos excesos, ¿os imagináis el Valle del Gállego o el del Aragón con unas infraestructuras de este calibre? Por estos y otros motivos invitamos a las asociaciones locales y a la ciudadanía en general a unirse la Plataforma contra la Línea de Alta Tensión Marsillon-Sabiñánigo o como decidan denominar ahora a la Autopista Eléctrica a través del Pirineo.
PRINCIPALES RAZONES PARA OPONERNOS A LA LÍNEA DE MUY ALTA TENSIÓN SABIÑÁNIGO-MARSILLON Y A LOS DEMÁS PROYECTOS DE AUTOPISTA ELÉCTRICA POR EL PIRINEO
  1. Este tipo de macroconexiones eléctricas solo aporta ventajas a las grandes empresas de la energía y, contrariamente a lo que nos cuentan, no redunda ni en un abaratamiento del precio de la electricidad ni en una mayor seguridad de suministro.
  2. En un mundo asolado por el calentamiento global y los riesgos asociados a la producción de energía con combustibles fósiles finitos, no podemos dedicar inmensas cantidades de dinero público a continuar con este modelo ineficaz y peligroso. Debemos apostar por modelos de futuro, ligados a las energías renovables, más baratas y descentralizadas. 
  3. Las consecuencias negativas de estos macroproyectos trascienden lo meramente económico y afectan al campo de la salud, al medioambiente, a la calidad de vida y a la soberanía energética.
    1. SALUD: La contaminación electromagnética afecta de muy diversas maneras a la salud de las poblaciones (y el ganado) cercanas a la línea de Muy Alta Tensión: mayor incidencia de cánceres (especialmente leucemia, sobre todo, en niños y adolescentes) aumento de migrañas, problemas de salud reproductiva, alteración del sueño, alergias, cansancio, etc. Estas afecciones se mantienen incluso en el caso de soterramiento de la línea.
    2. MEDIOAMBIENTE: La considerable altura de las pilonas (65 m de promedio, pudiendo llegar hasta 85), el espacio despejado del suelo sobre el que se levantan (un amplio pasillo talado a matarrasa) y la apertura de pistas para dar acceso a cada torre (lo que conlleva deforestación, erosión, talas, desbroces …) suponen un enorme impacto paisajístico y en la flora y fauna del corredor (según la Sociedad Española de Ornitología, mueren anualmente en España 1 millón de aves por impacto y electrocución). El territorio queda partido en dos por una inmensa franja y las torres, una vez levantadas, quedan ahí para siempre.
    3. CALIDAD DE VIDA: Deterioro visual y restricciones sobre el uso del territorio (paseos, turismo, etc.). Pérdida de usos y valor de propiedades cercanas (terrenos, viviendas, etc.). Peligro de incendios forestales (ya ha habido varios casos en Cataluña). Contaminación acústica y electromagnética.
    4. SOBERANÍA ENERGÉTICA: El objetivo de estas grandes infraestructuras transfronterizas es favorecer a los países productores de energía eléctrica que tienen instaladas centrales nucleares, y reducir la autonomía energética del resto para ponerla en manos de las grandes corporaciones. El aumento de las interconexiones supondrá también un freno a las energías renovables, especialmente a los pequeños productores.
Mayo 2015
Ecologistas en Acción (Sabiñánigo)

[1] Las líneas de alta tensión transportan de 1-30 kilovoltios (3ª categoría), 30-66 Kv (2ª cat.), 66-220 Kv (1ª cat.) y 220 Kv en adelante (cat. especial). Por eso llamamos de Muy Alta Tensión (MAT o Autopista Eléctrica) a las líneas que, como es el caso, transportan una cantidad de energía muy superior a una LAT normal, a partir de 400Kv.


Us deixem a continuació (veure més amunt) amb unes fotos que ens remeten els nostres companys de Sabiñánigo en les quals poden veure's les pancartes contra el projecte d'Autopista Elèctrica / Interconnexió Elèctrica Sabiñánigo-Marsillon que, com sabeu, van instal·lar, juntament amb una taula informativa, durant la celebració de la carrera ciclista Quebrantahuesos (els passats dies 19 i 20 de juny a la tarda).
Juntament amb elles, recollim al peu l'article de l'
Heraldo de Aragón al que al·ludíem fa uns dies (vegeu: http://autopistaelectricano.blogspot.com.es/2015/06/nuestros-companeros-de-cha-advierten.html) i en el qual, com dèiem, "s'apostava decididament per la Sabiñánigo-Marsillón, amb dotació econòmica i decisió en ferma de realitzar la interconnexió per acord d'Espanya, Portugal i França i el suport decidit d'Europa gràcies a l'inefable Arias Cañete".
Per això, i per demostrar que les raons amb les quals s'està defensant des del Govern i Brussel·les aquest projecte de Línia de Molt Alta Tensió a través del Pirineus aragonès, són arguments espuris, per no dir gruixudes mentides, us deixem de nou amb el document informatiu que van elaborar els nostres companys de Sabiñánigo, en el qual queden patents les raons per les quals ens oposem a aquesta nova agressió imposada a l'Alt Aragó (veure més amunt).

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada