domingo, 13 de marzo de 2011

Una noticia muy preocupante: REESA piensa en ampliar la tensión de sus autopistas eléctricas a 1.000 KV

Tomamos literalmente el texto posterior de nuestros compañeros de La Terreta. Como ellos mismos señalan, de hacerse realidad en un futuro semejante posibilidad, la distancia de seguridad para la salud humana de una línea de 1000 KV (1.000.000 voltios) tendría que ser como mínimo, según recomiendan la mayoría de los estudios realizados, de 1 km.

Acuerdos de colaboración con una empresa eléctrica china. Os dejo una nota de prensa de REESA:


"La integración de renovables y el transporte eléctrico centran la cooperación entre Red Eléctrica y State Grid Corporation of China Luis Atienza y Liu Zhenya firman un acuerdo de colaboración...Por su parte, State Grid ofrecerá su experiencia en el transporte de electricidad a muy alta tensión, imprescindible para las líneas que recorren largas distancias. La compañía china ha desarrollado la tecnología que permite transportar electricidad a 1.000 kilovoltios (kV) en corriente alterna y 800 kV en continua. En España las líneas de alta tensión son de 220 y 400 kV y siempre en corriente alterna. " (El subrayado es mío).

Haceos pues una idea de lo que podría suponer que saliese adelante la Autopista Eléctrica Peñalba-El Arnero (Monzón)-Isona, de 400 KV, y que posteriormente se reconvirtiese en una línea de 1.000 KV. Si en estos momentos estimamos necesaria una distancia de seguridad a los núcleos habitados de 600 metros, según las recomendaciones del Grupo de Investigación sobre Cáncer Infantil de la Universidad de Oxford (2005), y vemos cómo el trazado elegido por REESA no los cumple en muchos casos, ¡qué ocurriría en ese hipotético futuro!, ¿podríamos seguir viviendo en la mayoría de los pueblos que se encuentran a lo largo de dicho trazado? Sin duda, estaríamos hablando de un auténtico atentado contra la salud pública (y, por supuesto y en paralelo, de un auténtico desastre medioambiental) que haría inhabitables gran parte del Alto Aragón y el Pallars Jussà.
Ante semejantes perspectivas de futuro, exigimos más que nunca a nuestros gobernantes que frenen este despropósito, injustificable desde el punto de vista del bien común (la autopista eléctrica sólo serviría para multiplicar los ya de por sí pingües beneficios de REESA), y absolutamente letal para el futuro de una buena parte de Aragón y Catalunya.

Hacer click en las imágenes para ampliar (la zona resaltada en amarillo es de unos 600 metros alrededor de la línea)


Prenem literalment el text posterior dels nostres companys de la Terreta. Com ells mateixos assenyalen, si es fes realitat en un futur aquesta possibilitat, la distància de seguretat per a la salut humana d'una línia de 1000 KV (1.000.000 volts) hauria de ser com a mínim, segons recomanen la majoria dels estudis realitzats, d'1 km.

(veure més amunt)

Feu-vos doncs una idea del que podria suposar que tirés endavant l'Autopista Elèctrica Peñalba-El Arnero (Montsó)-Isona, de 400 KV, i que posteriorment es reconvertís en una línia d'1.000 KV. Si en aquests moments estimem necessària una distància de seguretat als nuclis habitats de 600 metres, segons les recomanacions del Grup d'Investigació sobre Càncer Infantil de la Universitat d'Oxford (2005), i veiem com el traçat triat per REESA no els compleix en molts casos, què passaria en aquest hipotètic futur!, podríem seguir vivint en la majoria dels pobles que es troben al llarg d'aquest traçat? Sens dubte, estaríem parlant d'un autèntic atemptat contra la salut pública (i, per descomptat i en paral·lel, d'un autèntic desastre mediambiental) que faria inhabitables gran part de l'Alt Aragó i el Pallars Jussà.
Davant semblants perspectives de futur, exigim més que mai als nostres governants que frenin aquest despropòsit, injustificable des del punt de vista del bé comú (l'autopista elèctrica només serviria per multiplicar els ja de per si avantatjosos beneficis de REESA), i absolutament letal per al futur d'una bona part d'Aragó i Catalunya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada