sábado, 20 de agosto de 2011

Triacanthos denuncia el daño que causarán dos nuevas líneas eléctricas en los entornos de la Salada de Mediana y María de Huerva (Zaragoza)

Fotografía: Lygeum. Fuente: http://www.lygeum.es/?p=24

Hemos encontrado en Cuadernos de Cazarabet nº 179 el siguiente enlace a la noticia publicada por El Periódico de Aragón (ver: http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/aragon/los-ecologistas-temen-dano-de-dos-nuevas-lineas-electricas_693121.html) en la cual este medio se hace eco de la denuncia pública que ha hecho el grupo conservacionista Equipo Triacanthos, que ha denunciado los daños irreparables que causarán dos nuevas líneas eléctricas en los entornos de la Salada de Mediana y María de Huerva, en las cercanías de Zaragoza. Dos nuevas agresiones al Medio Ambiente y dos nuevas líneas que incrementan la enorme carga de estas infraestructuras que tiene que soportar el territorio aragonés y que hacen pensar en que no le faltaba razón al articulista Emilio Rodríguez Tagarro, de quien, como recordaréis, publicamos en este mismo blog su artículo, aparecido en el Diario de León "La Sama-Velilla y la quiebra económica del Estado", en el que denunciaba el progresivo crecimiento de la "burbuja de las eléctricas", que augura una futura quiebra económica.
De las declaraciones del Equipo Triacanthos seleccionamos las siguientes palabras, que suscribimos plenamente, pues más allá del daño concreto que puede generar una línea de alta tensión —enorme en el caso de las líneas de 400 kV.—, el principal peligro para el Medio Ambiente en la actualidad. como bien sabemos en estas tierras, es la enorme acumulación de líneas, que debería hacer pensar en una racionalización de la política energética, vinculándola al bien común y al desarrollo sostenible y no únicamente, como parece ocurrir, al incremento continuo de beneficios de las grandes empresas del sector:

"[Triacanthos critica] el continuo crecimiento de las líneas eléctricas por el insostenible impacto ambiental que acarrean. [...] Los estudios de impacto ambiental no cuantifican la acumulación de impactos ni consideran la presencia de infraestructuras ya existentes, siendo que en algunas zonas se da una escandalosa saturación de tendidos eléctricos, como es el caso del valle del Huerva".

Hem trobat en Cuadernos de Cazarabet nº 179 el següent enllaç a la notícia publicada per El Periódico de Aragón (veure: http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/aragon/los-ecologistas-temen-dano-de-dos-nuevas-lineas-electricas_693121.html) en la qual aquest mitjà es fa ressò de la denúncia pública que ha fet el grup conservacionista Equipo Triacanthos, que ha denunciat els danys irreparables que causaran dues noves línies elèctriques en els entorns de la Salada de Mediana i María de Huerva, en les rodalies de Saragossa. Dues noves agressions al Medi ambient i dues noves línies que incrementen l'enorme càrrega d'aquestes infraestructures que ha de suportar el territori aragonès i que fan pensar que no li faltava raó a l'articulista Emilio Rodríguez Tagarro, de qui, com recordareu, publiquem en aquest mateix blog el seu article, aparegut en el Diario de León "La Sama-Velilla i la quiebra económica del Estado", en el qual denunciava el progressiu creixement de la "bombolla de les elèctriques", que augura una futura fallida econòmica. De les declaracions de l'Equipo Triacanthos seleccionem les següents paraules, que subscrivim plenament, doncs més enllà del dany concret que pot generar una línia d'alta tensió —enorme en el cas de les línies de 400 kV.—, el principal perill per al Medi ambient en l'actualitat. com bé sabem en aquestes terres, és l'enorme acumulació de línies, que hauria de fer pensar en una racionalització de la política energètica, vinculant-la al ben comú i al desenvolupament sostenible i no únicament, com sembla ocórrer, a l'increment continu de beneficis de les grans empreses del sector:

"[Triacanthos critica] el continuo crecimiento de las líneas eléctricas por el insostenible impacto ambiental que acarrean. [...] Los estudios de impacto ambiental no cuantifican la acumulación de impactos ni consideran la presencia de infraestructuras ya existentes, siendo que en algunas zonas se da una escandalosa saturación de tendidos eléctricos, como es el caso del valle del Huerva".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada